Número de Autorización Sanitaria        
Sesiones de Neuropsicología

Neuropsicología

Servicio atendido por Lucas Morillo Méndez


La neuropsicología es la rama de la psicología que estudia las relaciones existentes entre las funciones cerebrales y la conducta humana. La neuropsicología clínica utiliza este conocimiento para evaluar y tratar aquellas afecciones a nivel neurológico que puedan acarrear cambios tanto a nivel comportamental como a nivel cognitivo. Algunas causas de daño cerebral adquirido son el traumatismo craneoencefálico, accidentes cerebrovasculares (Ictus), tumores o secuelas tras una operación quirúrgica. La neuropsicología clínica también se aplica a otro tipo de trastornos orgánicos como el trastorno por déficit de atención e hiperactividad o las demencias (Alzheimer, Parkinson, o de cuerpos de Lewy entre otras). En los casos degenerativos, la neuropsicología proporciona herramientas para enlentecer ese proceso y tratar de preservar las funciones cognitivas al máximo nivel posible.

Algunas funciones cerebrales relevantes para la neuropsicología son: memoria, lenguaje, atención, orientación espacial o funciones ejecutivas (FFEE) entre otros. Estas últimas son especialmente importantes, ya que están relacionadas con el lóbulo frontal, un área especialmente vulnerable al daño cerebral tanto por su tamaño como por su localización. Las FFEE cumplen la función de coordinar información proveniente de otras zonas del sistema nervioso. Se suele decir que las FFEE serían lo equivalente a un director de orquesta a nivel cerebral. Ejemplos de FFEE son la inhibición de respuesta o la memoria de trabajo.



Patologías asociadas


Habitualmente, el daño cerebral no cursa con la aparición de trastornos claramente definidos y delimitados, ya que la manera en la que el deterioro cognitivo se manifiesta puede variar enormemente entre personas. Es normal que las áreas cerebrales afectadas sean varias y por lo tanto, que las funciones dependientes de éstas se vean afectadas en mayor o menor grado. En función de las áreas cerebrales y funciones afectadas, existen diferentes tipos de trastornos. Algunos de ellos son:

  • Afasia: Causada por daño cerebral temporo-parietal. Existen multitud de variantes en función de la distribución del daño. Las más conocidas son la afasia de Wernicke y la afasia de Broca.
  • Alexia: Deterioro o pérdida de la capacidad de comprensión de textos escritos.
  • Acalculia: Deterioro o pérdida de la capacidad de cálculo.
  • Agrafia: Deterioro o pérdida de la capacidad de expresar ideas por escrito.
  • Síndrome disejecutivo: Relacionado con daño en el lóbulo prefrontal. El síndrome disejecutivo se caracteriza por una alteración en las funciones ejecutivas de la persona, esto puede cursar con problemas en la inhibición de conductas, en la memoria de trabajo y en la atención entre otros.
  • Apraxia: Deterioro o pérdida de la capacidad de llevar a cabo series de movimientos aprendidos o con una finalidad concreta.
  • Agnosia: Deterioro o pérdida de la capacidad de reconocer estímulos previamente aprendidos y de la capacidad de aprenderlos cuando no existen déficits perceptuales, intelectuales o lingüísticos.
  • Amnesia: Deterioro o pérdida de la capacidad de almacenar o recordar situaciones experiencias.