Número de Autorización Sanitaria        
Sesiones de Pedagogía

Pedagogía

Servicio atendido por Johana Beltrán Argüeso


La Psicología Educativa aúna lo mejor de la Pedagogía y la parte de la Psicología encargada de Identificar, Evaluar e Intervenir en los problemas específicos del campo educativo, dando respuesta a las Dificultades de Aprendizaje, de Desarrollo y de Enseñanza.


El objetivo es ayudar a organizar mejores sistemas y programas educativos para favorecer el máximo potencial de cada persona teniendo en cuenta que los factores genéticos, las funciones cognitivas, la estructuración psicológica y los sistemas familiares y sociales contribuyen en conjunto al desarrollo de las habilidades del niño.


Datos oficiales hablan del 40% del fracaso escolar debido a que no se detectan las dificultades de aprendizaje. El cerebro es un órgano plástico que cambia constantemente y se reconstruye; contiene millones de circuitos redundantes que pueden compensar las dificultades si lo entrenamos con rutinas de ejercicios. Cada vez que aprendemos algo se modifican nuestros circuitos neuronales e incluso los patrones de expresión de nuestros genes, lo que ocasiona la oportunidad de sobreponerse a determinados déficits de desarrollo.


Algunos indicios para detectar que puede existir un problema serían los siguientes:

  • Dificultad para expresar lo que quieren decir y comunicar.
  • Problemas para aprender y recordar conceptos nuevos
  • Presencia de errores en la lectura y la escritura confundiendo letras, cambiándolas de posición, fusionando o separando palabras de forma incorrecta, realizando omisiones y sustituciones, ritmo lento y con errores y retrocesos, faltas de ortografía.
  • Realizar trazos incorrectos de las letras, dificultad para mantener una línea recta, ausencia de márgenes, alteración en el tamaño de las letras incluso dentro de la misma palabra.
  • Dificultad para memorizar las tablas de multiplicar, confundir las operaciones básicas, dificultades de razonamiento matemático, problemas para hacer seriaciones, dificultad para contar a partir de un número determinado, utilizar los dedos para cálculos sencillos, falta de agilidad para manejar números grandes o calcular magnitudes, dedicar mucho tiempo y esfuerzo para el cálculo mental y los deberes de matemáticas sin resultados positivos.
  • No atender a las instrucciones, distraerse con facilidad, abandonar rápidamente las tareas sin terminarlas, desorganización y falta de planificación.
  • Desorientación espacio-temporal: dificultad para guiarse según el esquema corporal, confundir derecha e izquierda, dificultad para aprenderse las horas o manejar las fechas.